Cómo convencer a un posible cliente

convencer a un posible cliente

Convencer a un posible cliente quizás sea una de las cosas que más preocupan a un empresario; pues son cada vez más los avances en cuanto a cómo venderles a los inversionistas o posibles clientes. Realmente convencer a un cliente es sencillo, pero debes prepararte y usar algunas técnicas al momento de la persuasión.

Una vez que ya hayas aprendido y tengas habilidades propias en cuanto a ventas te será más fácil desenvolverte y plasmarle tu idea al cliente. Si no aprendes estas técnicas o herramientas te será difícil convencer a un posible cliente de que compre lo que le estás ofreciendo; por eso es importante que investigues o leas al respecto sobre este tema y estés abierto a aprender cada una de ellas.

Recuerda que al momento de convencer a un posible cliente debes ofrecerle una solución a un problema en general que muchas veces no saben que tienen; por eso deberás explicar el propósito a corto y largo plazo que tendrá tu producto o servicio tanto para el inversionista como para los consumidores.

6 técnicas para convencer a un posible cliente

convencer a un posible cliente

Pero ¿Y si te dijera que hay 6 técnicas para convencer a un posible cliente sin que este lo note, te interesaría aprenderlos? Pues a continuación verás cuáles son y cómo te ayudarán a vender tu idea en general a cualquier tipo de cliente:

  1. El contacto visual es fundamental. No debe ser demasiado intenso pero tampoco descuidado; debe generar una conexión entre el cliente y tú para poder convencerlo.
  2. Sé lo más natural posible. El cliente de seguro está cansado de escuchar la misma charla de ventas. Persuádelo de forma natural y no le ofrezcas una venta, incentívalo a comprar ayudándolo a resolver problemas.
  3. Aprende el lenguaje corporal. Es importante al momento de convencer a un posible cliente. Si ve en ti una postura y un tono de voz que demuestre autoridad, seguridad y confianza te será más fácil el proceso de compra.
  4. Comunícate educadamente. Llamar al cliente por su nombre o apellido no sólo es de buena educación, sino que te ayudará a convencer a un posible cliente, reforzando la confianza entre los dos.
  5. Toma sus preocupaciones en serio. Haz preguntas que te permitan darle solución a sus posibles dudas y procura que al final tengan un sí como respuesta.
  6. Confía en lo que estás diciendo. Si no tienes certeza de lo que dices el cliente podría notarlo y posiblemente no te prestaría atención. El negocio es tuyo, explica detalladamente todo lo que quieres lograr, desde el punto A hasta el punto Z y sé consecuente con lo que dices.

¿Ves que no es tan difícil el persuadir o convencer a un posible cliente como parece? ¡Y lo mejor de todo es que tú puedes hacerlo! Lo bueno de esta hermosa actividad es que no sólo encontrarás una sola técnica; sino que hay muchas y cada vez están apareciendo más, gracias a todos los avances y a todos esos expertos que estudian este arte diariamente.

 

CRM