La subcontratación de labores indistintas que se desarrollan en la empresa

Los retos empresariales

La flexibilización de los procesos empresariales en todas las áreas de la misma. Se han vuelto de gran cotidianidad en el mundo empresarial actual. Se ha identificado un creciente movimiento en la integración de labores rutinarias en la organización.  Que motivado a la ausencia o rotación del personal de manera constante. Obliga o inclina la balanza hacia ese modelo de gestión empresarial. La subcontratación de labores indistintas que se desarrollan en la empresa. En muchas ocasiones tienen menores costos. En manos de un contratista o outsourcing.

Una sincronía permanente entre los objetivos y costos asociados a la producción. Permite conseguir una visión más clara y sencilla, de si se debe o no subcontratar para flexibilizar el impacto de los procesos y sus costos asociados.

El outsourcing, como concepto lo conceptualizamos de la siguiente manera: vocablo equivalente a la subcontratación, el contrato que una empresa realiza a otra para que ésta lleve a cabo determinadas tareas que, originalmente, estaban en manos de la primera.

Partiendo del conocimiento del objetivo principal del concepto, se puede apreciar claramente cuales son la cualidades de este método. Por lo tanto, es fácil conocer que el desarrollo de este como medio de flexibilización de los procesos empresariales. Se adaptará fielmente a las necesidades u objetivos de toda organización. Siempre y cuando exista la planificación y planeación de los procesos pertinentes de forma oportuna.

Resultados en un tiempo corto

empresa

La obtención de resultados en tiempos prudencialmente cortos basados en convenios mutuos, entre contratante y contratista. Puede ahorrar significativamente costos e inversiones en contratación de personal. Minimizando los gastos y riesgos operativos de manera drástica y favorable para la empresa.

La crisis económica ha producido muchos movimientos dentro y entre las empresas: algunas han tenido que despedir a parte de su personal. Y otras han visto cómo algunos de sus empleados les decían adiós para darse nuevas oportunidades. Que consideraban mejores en otras compañías que les ofrecían condiciones distintas.

Estos movimientos de personal han hecho que muchos directivos lamentan la pérdida de piezas clave para sus negocios. Y que la atracción y la retención de talento se hayan vuelto cada vez más complejas debido a la enorme competencia que ha habido en el mercado. Y a que muchos trabajadores ahora no están dispuestos a aceptar aquello con lo que no están satisfechos.

Neil Alexander

Es importante resaltar lo expresado por el experto Neil Alexander, copresidente del grupo de práctica de fuerza de trabajo de Littler Mendelson. El cual citamos textualmente en sus palabras. “Muchas firmas han tomado precauciones para ayudar a limitar la probabilidad de que un auditor del gobierno o la corte determine que dichos trabajadores han sido mal seleccionados por la empresa.

Tomarse el tiempo para diseñar un modelo de fuerza de trabajo con anticipación puede recompensar la productividad, disminuir los costes laborales globales. Y así ayudar a evitar a que se encuentre que esos trabajadores han sido mal seleccionados”.

Si bien en parte aporta un gran beneficio, esta práctica no deja de lado los compromisos y responsabilidades que ahorra a los procesos productivos de la organización.

Nuevos modelos de fuerza de trabajo

El ahorro sustancial que representa. El no contar con nóminas o cantidades de empleados para el desarrollo de las funciones empresariales. Permite una holgura considerable al librar responsabilidades. Derivadas de las ocurrencias cotidianas de error que de cierta manera representan una carga adicional para la empresa.

Mantener una línea entre compromisos, responsabilidades y fuerzas de trabajo. Permiten tener una idea de lo favorables que es el otorgamiento de contratos. La adaptación a este nuevo comportamiento permite enfocar más los objetivos y mantener una línea firme adaptada a estrategias de negocio más claras y efectivas.

Según estudios realizados, se ha logrado identificar que según versiones de los ejecutivos. De recursos humanos han dejado claro que sus empresas no han hecho uso de contratistas independientes. Durante los últimos años, por lo tanto, podemos asumir que dos de cada cinco firmas sí lo han hecho. Muestra una tendencia que deja ver un cambio en la gestión del talento en las organizaciones.

Prácticas de trabajo flexible

La flexibilización de las labores, es una característica ejemplar en la gestión empresarial. El objetivo principal de toda organización. Es preservar su fuerza laboral en sintonía con el cumplimiento eficaz y oportuno de sus objetivos empresariales. Por lo tanto, hacer uso de condiciones flexibles durante la jornada laboral. Adicionales a las ya planteadas anteriormente, permiten un mejoramiento significativo y permanente en las relaciones empleado – empleador.

Entre las más comunes podemos mencionar: horarios más flexibles, teletrabajo e incluso un mayor uso de trabajadores temporales o eventuales para proyectos específicos o tareas de corto plazo.

Las prácticas de trabajo flexible son otras que están en la mira de los contratantes, y que se han convertido en una fuerte tendencia dentro de las organizaciones debido a que han probado ser muy eficaces y ofrecer muchas ventajas.

Se trata de contar con el mejor talento para cada uno de los proyectos de una compañía sin tener que pensar en restricciones de tiempo o espacio. Y esto es cada vez más fácil con las tecnologías disponibles y la disposición de los directivos a integrarlas en sus negocios.

Suscríbete a nuestros tips comerciales: