Cómo convertir los visitantes de tu web en clientes

Con el reciente boom del mundo digital, cada vez son más los emprendedores que se animan a montar su tienda online; sin embargo, esto no se trata solo de publicar una foto bonita de tu producto y ya. Vender en una tienda online tiene dos grandes pasos para que tenga resultados; primero atraer visitantes a la tienda y segundo facilitarles el camino para que ese visitante se vuelva cliente. Teniendo esta premisa en mente, este artículo te enseñará cómo convertir los visitantes de tu web en clientes.

Ese camino a la compra, por así decirlo, es un proceso tan delicado que si algunos de los pasos requeridos para concretar la compra, no está bien definida, sencillamente la posibilidad de compra se habrá esfumado.

En países  como América latina la probabilidad de compra de un cliente de forma online está entre el 0,3% y el 1,5% dependiendo de la industria.  Al leer esto puede que pienses que vender por Internet en determinados países, no es muy entable, pero eso no es del todo cierto.

Globalmente la probabilidad de que un visitante compre en una tienda virtual o lo que es lo mismo, la tasa de conversión de un visitante a un cliente es de un 2.83%. A pesar de estas cifras hay miles de casos de emprendedores que lograron montar una tienda online exitosa.

Cómo convertir los visitantes de tu web en clientes

Una estrategia clave para lograr convertir los visitantes de tu web en clientes, es que seas muy intencional a la hora de diseñar la experiencia de compra en tu página web; esto te va a ayudar a generar confianza al cliente en cada etapa del proceso.  Recuerda, garantizas las probabilidades más altas de conversión al reducir el miedo de los visitantes en la etapa de buscar, escoger y pagar un producto.

¿Cómo puedes diseñar esta estrategia de ventas?

Pues tomando en cuenta los diferentes tipos de clientes a los que te vas a enfrentar. Podemos englobarlos en tres grupos.

El primer grupo son esos tipos de clientes que suelen entrar a un sitio sabiendo de antemano lo que están buscando.  Quieren entrar, encontrar lo que buscan e irse.

Para tratar con este tipo de clientes es importante que tomes en cuenta dos cosas a la hora de diseñar tu sitio web.  Primero, incorpora a tu plataforma de e-comerce un buscador interno potente; esta por lo general es la primera opción buscada por este tipo de clientes al entrar en la web, ya que hace más rápida su búsqueda.

Segundo, llama a tus productos por el nombre más común, con el que tus clientes suelan llamarlo. De esta manera será mucho fácil que tu cliente lo localice y también te ayudará como estrategia de SEO.

El segundo grupo o tipo de clientes, son los que sencillamente les gusta entrar a las tiendas en línea sin tener nada en mente para comprar; entrar a ver de qué se antojan.

Una recomendación importante para este tipo de clientes es la parte visual, ya que es justamente lo que los enamora; para ellos debes tener buenas y suficientes fotos de tus productos, y si esas fotos pueden ir acompañadas de un video mucho mejor. Así el cliente podrá detallar a fondo ese producto que lo sedujo y tomar aún mejor la decisión de final de compra.

El tercer grupo de clientes, son aquellos que las compras los suelen poner nerviosos, por eso prefieren hacer este tipo de transacciones acompañados de alguien que los vaya orientando.

Este tipo de cliente suele ser más complejos, ya que le gusta ser atendido, orientado, que respondan sus preguntas en tiempo real; para ello una recomendación muy práctica es que establezcas un canal de comunicación directo con tu cliente; a fin de que este pueda hacerte preguntas en tiempo real mientras navega por la red.

Las estrategias que has podido leer son bastantes funcionales, y si las incorporas todas a tu web estarás aún más preparado para vender; a la vez que minimizas las posibilidades de que un visitante se vaya de tu web antes de haberse convertido en tu cliente.

 

CRM