EL jefe popular garantiza una gran gestión

jefe

La popularidad siempre ha sido de gran beneficio para quienes gocen de este privilegio social. El ser popular permite ser aceptado por todos, considerándose como alguien que merece la mayor confianza y atención. Esta cualidad va acompañada de otras más que se suman y hacen del privilegiado. y es sumamente importante que un jefe cuente con esto.

El carisma es otra de las cualidades que beneficia a todos los individuos, tanto socialmente como profesional. Adaptando todo esto a el objetivo principal de este artículo, podemos concretar que, estas características o rasgos personales. Inciden directamente en el ejercicio de las funciones que ejecuta un jefe en cualquier organización. Es decir, la aseveración, el jefe popular garantiza una gran gestión, tiene un gran porcentaje de realidad. Recordemos que el entorno, el ambiente que creamos a nuestro alrededor. Marca significativamente la percepción y adaptación de los demás para con nosotros.

no toda la gestión esta basada en saber dirigir o mandar. un líder efectivo deberá manejar situaciones en la cuales puede predominar la parte humana. El entendimiento y la compresión deberán ser fundamentales. Siendo acá el momento oportuno, para crear o solidificar los lazos de identidad y camaradería en el grupo de trabajo. Resultado desde cualquier punto de vista, favorable para para la gestión tanto personal como para el crecimiento organizacional.

Organizaciones empresariales

 jefe

Es difícil encontrar actualmente organizaciones que aboquen sus acciones hacia una gerencia mas humanizada. Es decir, que otorgue más condiciones de entendimiento y adaptación a las situaciones personales o cotidianas de sus empleados. La parte de rentabilidad siempre prevalecerá, toda organización mantendrá siempre su fin comercial pues bien para eso fueron creadas. Es acá donde nace la diatriba sobre les comportamientos organizacionales y los métodos de gerencia. Adaptarse a uno puede afectar seriamente el desarrollo del otro, sencillamente ser flexible y permisivo puede afectar el desarrollo de las funciones. Creando un ambiente de posibles comportamientos fuera de las normas y reglamentos ya establecidos por la organización.

El manejo de masas laborales, tiene cualidades distintivas. Las labores del líder en parte deberán estar direccionadas a buscar la empatía constante y la motivación necesaria. Para guiar y destinar a su personal por las líneas organizacionales que llevaran al éxito. Marcando una gran diferencia entre los conceptos de líder y gestión. Ya que el las obligaciones del líder generan como resultado la gestión del líder. Pero sin dejar de lado el comportamiento del colectivo, que es quien lleva al líder a la gestión efectiva.

Importancia de los simpatizantes

 jefe

La simpatía será por siempre sinónimo de identidad. dentro de cualquier organización las simpatías son parte fundamental de la generación de lealtades. Y como es bien sabido las lealtades garantizan el trabajo en equipo de manera transparente e identificada. Con las necesidades y acciones del jefe líder carismático. Es acá donde se determina que, la gestión basada en el carisma o simpatía de los empleados permiten el crecimiento de un líder dentro de la organización como resultado del éxito de la gestión desarrollada.

Según narran los expertos en liderazgo, esta actitud en el plano cotidiano de las empresas. Asegura que ser líder se puede hacer bien o no tan bien. Dependiendo de la habilidad del gestor de lealtades a través de la empatía, carisma y simpatía. Sin ser un concurso de popularidad debe poseer ciertos rasgos parecidos.

Es importante dejar en claro, los procesos de identidad empleado – empleador. No deben basarse en etiquetas, los distintivos de nivel o cargos no permiten el salto de esos paradigmas que imponen barreras. Es decir, las empresas de líneas abiertas que manejan comportamientos donde el líder se distingue de su grupo. Pero entienda y comparta tanto los objetivos como las situaciones personales de cada integrante de grupo. Tendrá con seguridad una mayor efectividad en el desarrollo de sus funciones y, por ende. Un mejor cumplimiento de metas organizacionales.

Cuatro condiciones clave

Basados en opiniones de expertos ponemos a disposición de nuestros lectores, textualmente. Investigación realizada por Bottger y Selden con diversas organizaciones y culturas a lo largo de los últimos veinte años, los especialistas han constatado que hay cuatro condiciones que permiten a un gerente dar el salto a líder real. Con ellas, los líderes crean las condiciones que permiten a sus seguidores sentirse también ganadores. Estas condiciones son:

  • Una visión compartida del medio ambiente – “Sabemos a lo que nos enfrentamos”
  • Una visión compartida de hacia dónde vamos – “Sabemos lo que tenemos que hacer”
  • Un sentimiento compartido de valores – “Estamos juntos en esto”
  • Un sentimiento compartido del poder – “Podemos hacerlo”

Bottger y Selden ponen el énfasis en la palabra “compartido”. Para que un gerente logre convertirse en un líder de verdad, debe cumplir las cuatro condiciones, que desencadenarán el apoyo de su gente y lograrán que los trabajadores entiendan y asuman el reto de lograr unidos cualquier cometido. Este es el reto del liderazgo. Dicho está, la capacidad de gestión simplemente no es suficiente.

¿Quieres más tips de ventas?, suscríbete

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here