Los líderes y las partidas repentinas de sus empresas

empresas

La ausencia repentina de figuras de gran relevancia al frente de una organización no pareciera ser un aspecto de importancia en la empresas. Esta postura podría ser considerada como errónea. Si bien conocemos que la planificación y creación de presupuestos dan vida al gestionar constante de la toda empresa. También es de gran relevancia la generación de políticas que prevean las sustituciones del personal en niveles de alta y media gerencia.

Las prioridades actuales no se inclinan a reconocer posibles competidores que recibirán el testigo para seguir con la labor. No, actualmente las metas se fijan en lograr objetivos tangibles que consoliden el éxito del proyecto en el tiempo. Dejando de lado cualquier otra decisión que pueda ser considerada superflua. Es importante reconocer que en las organizaciones ninguna decisión o acción es innecesaria. La relevancia e importancia esta en todo momento y en todo nivel. Siempre es de considerar a los líderes y sus partidas repentinas. Para un mejor y continuo desarrollo de las organizaciones y sus metas.

Es acá donde podemos asumir que radica un problema que ha sido dejado de lado, sin darle la importancia que amerita. La proyección de nuevos líderes es de relativa importancia, el conocer el posible o las posibles opciones. Para seguir con un compromiso empresarial, facilitará de primera mano flexibilizar paulatinamente el proceso de cambio en el personal. Es decir, la transición permitirá un proceso progresivo en la psique del personal. Que llevará a la aceptación más fluida del próximo sucesor.

Las empresas no están listas para afrontar una salida de sus directivos

400

Estudios recientes demuestran que las empresas no están bien preparadas para afrontar la partida inesperada de sus directivos. Según los hallazgos, solo una de cada siete compañías cuenta con estrategias para hacer frente a esta situación. Mientras que seis de cada diez están preparadas en cierta medida y una de cada cinco no tiene ningún plan. Aun así, la mayoría consideran que planear una transición del poder que no sea brusca es muy importante.

Siguen conociéndose problemas que dejaron de analizarse y situaciones que dejaron de preverse en el afán de las compañías de concentrarse solamente en el recorte de costos y de personal. Y en la supervivencia, durante los últimos dos años.

La ausencia del directivo y las acciones posteriores

La planificación certera no garantiza las situaciones posteriores a la partida de cualquier gerente o líder. Si bien, existe personal capacitado en el entorno del líder ausente. No siempre es el más indicado para cubrir la vacante. La ausencia de caracteres especiales que debe reunir cualquier líder es una de las consecuencias por lo que las políticas previas para la selección de sucesores debe ser considerada relevante en cada organización.

Las ausencias repentinas son las que causan mayores inconvenientes a la empresa y sus integrantes. La centralización en la toma de decisiones. El costumbrismo a políticas y métodos ya implantados en el accionar cotidiano de los miembros de la empresa. Son comportamientos habituales que limitan el accionar de la misma posteriormente a la ausencia del líder saliente. El rechazo al cambio y a las nuevas políticas son factores vitales de considerar. Y de saber manejar para no crear ambientes recargados de sentimientos. Adversos a las lealtades ya creadas con antelación a otras figuras de la organización.

El verse de un momento a otro sin su cabeza puede ser traumático hasta para la más madura y organizada de las empresas. No hay dudas de que se trata de un momento difícil en el que pueden presentarse tropiezos. Ya que se trata de un proceso de cambio muy importante. Pero, lo fundamental, es la preparación, el tener estrategias para que la sorpresa no haga de las consecuencias unas irreversibles y nefastas para un negocio.

Como explica Sandi Edwards, vicepresidente de la American Management Association Corporate Learning Solutions. “Solo una pequeña minoría de las organizaciones parecen listas para manejar una sucesión de alto nivel en una emergencia. Lo que significa que la mayoría de las compañías están corriendo un alto riesgo al fallar en hacerles frente a sus problemas de fortaleza”.

Los procesos de cambio en el entorno empresarial

Es evidente la debilidad presentada en la mayoría de las organizaciones en torno a este tema. Y a su vez, es importante reconocer que esta situación es conocida por los líderes que integran las gerencias actuales. Pero bien el principal inconveniente se encuentra directamente relacionado con el no accionar inmediato. En mejorar y adaptar las necesidades empresariales las situaciones actuales.

A su vez, el tratar de buscar las soluciones más expeditas a las sustituciones necesarias y a que su efecto sea lo menos traumático e improvisado posible. Sabiendo reconocer que una mala decisión al momento de promover un cambio. Afectará directamente la gestión administrativa del ciclo económico o la gestión administrativa de la empresa. Quebrantando los principios fundamentales de la empresa. El logro de objetivos y poniendo en vilo el mantenimiento del proyecto en el tiempo.

El sostenimiento de las prioridades estratégicas, para dar paso solo al instinto de supervivencia, no en todos los casos prevé la mejor decisión. Es relevante la toma previa de decisiones y la creación de planes oportunos que visualicen postulados capaces y motivados para continuar con los proyectos ya emprendidos bajo directrices similares a las ausente.

Como en muchos otros aspectos organizacionales, siempre se estará a tiempo de comenzar con nuevas estrategias y de hacer frente a situaciones que habían quedado descuidadas en medio de los intentos por sobrevivir.

¿Quieres más tips de ventas?, suscríbete

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here