Por qué no tengo clientes

Overworking business woman suffering from headache

¿Por qué no tengo clientes? Suele ser familiar esta expresión en muchos emprendedores, pese a que sienten que dan el máximo en su gestión de marketing; sin embargo, si la planeación para conversión no está dando resultados, debes evaluar tus procesos y detectar la posible falla. A continuación encontrarás algunas posibilidades que podrás detectar posibles fallas en tu proceso de conversión.

Por qué no tengo clientes

Cuando una empresa presenta déficit en su nivel de conversión de clientes puede estar fallando en dos aspectos. Analicemos a continuación

1.- La empresa no está suficientemente posicionada

Este aspecto hace referencia a las estrategias de marketing que la empresa está llevando a cabo en su proceso de ventas. Puede que no esté desarrollando adecuadamente el marketing digital, el cual en la actualidad es una estrategia de muy bajos costos y de gran alcance. Implementar dentro de este contexto digital, estrategias como marketing de contenido y el marketing de redes pueden  facilitar la comunicación entre tu marca y tu público objetivo; garantizando leads y conversiones.

2.- La empresa no prospecta a sus clientes lo suficiente

Este suele ser el aspecto donde radica generalmente la falla, en el proceso de conversión; ya sea que tu conversión sea mala, es decir, presentas muchas propuestas pero cierras muy pocas ventas; o el caso contrario, que tu conversión sea buena pero no te prospectas lo suficiente; en la mayoría de las veces esto último es lo que sucede, que no consigues clientes diligentemente.

Ten en cuenta que un cierre de ventas se logra de efectuar varias propuestas; sin embargo, sino haces una prospección escaladamente, es decir, a una mayor cantidad de personas, perderás tiempo y dinero.  Algo fundamental en este aspecto es hablar en público.  Si te das a conocer de forma abierta, ya sea en ponencias, entrevistas, etc., lograrás por medio de una sola exposición proyectarte a cierta cantidad de personas, en vez de ir a través de otros mecanismos una por una.

Cómo evaluar tu proceso de conversión

Lo primero que se debe hacer es conocer tus procesos en la fase de conversión y los resultados que generas de ellos. El proceso de conversión empieza con prospectos, leads, leads cualificados, propuestas y ventas cerradas.

Empieza por conocer tus números, es decir, tras algún anuncio por algún medio digital donde publicites tu marca, mide cuantos prospectos ganaste, has seguimiento de ellos hasta que el proceso de conversión haya llegado a su feliz culminación. Así podrás saber de tus prospectos, con cuantos cerraste ventas, esto permitirá que evalúes en qué etapa se encuentra la deficiencia y qué medidas tomarás al respecto.

Otro elemento que debes manejar es si los leads que están viniendo a ti son tu cliente ideal, si es así existe una alta probabilidad de cierre de ventas con ellos. De no serlos, cerrarás muy pocas ventas y entonces deberás 1) Restructurar tu propuesta, ajustar oferta y bajar precios, dado que te estás posicionando equivocadamente o 2) Cambiar tu estrategia de marketing, direccionándola hacia tu cliente ideal, sin que afecte tu propuesta.

En conclusión, nadie te va a decir donde fallas, debes evaluarlo tú mismo, por medio de analizar tus procesos y tus números de resultados; solo así sabrás si estas fallando en tu posicionamiento o en tus conversaciones y cómo mejorarlo.

 

Suscríbete a nuestros tips comerciales: