5 Consejos para ser un buen líder

Aun cuando en las estructuras organizativas modernas se fomenta el trabajo en equipo, la igualdad y la ruptura de jerarquías, la presencia de un líder siempre será necesaria para permitir el logro de los objetivos propuestos. Por tanto, educarse para ser un buen líder, debe ser tarea obligatoria para quien desee emprender.

Lo que un buen líder hace, genera respuesta inmediata en sus seguidores. Su influencia es notable y a este se le atribuyen los principales éxitos y fracasos de la corporación que lidera. Puesto que, entre sus principales propósitos destaca el ser responsable de “ayudar al cumplimiento de las metas empresariales” (Moran, 2007). Se espera, entonces, que el gerente de una organización, fomente la permanencia en el tiempo, la calidad y el alcance de los logros en el mercado.

Lograrás ser un buen líder siguiendo estos consejos

  • Escucha

Todos deseamos ser escuchados. En el campo laboral, es común sentirse improductivo por la presión demandante. Procura escuchar las necesidades de tu equipo, si están conformes o no con el trabajo solicitado y con el ambiente de trabajo. Procura mantener una relación abierta con cada participante de tu equipo. Conocer sus emociones es fundamental para que se sientan relajados y con la confianza requerida para generar producciones más eficientes.

  • Dirige a través del ejemplo

Más que decir, ¡haz! Que el ejemplo determine tus logros. Un gerente que solo manda o delega funciones sin demostrar su actitud de trabajo, no es un líder. Debes mostrar tu dedicación y compromiso al trabajo para que otros te sigan. Una vez cimentado tu potencial, delega funciones y ofrece el espacio necesario para su desarrollo.

  • Celebra los logros

Todos necesitamos un incentivo para continuar, la valoración por el buen trabajo realizado. Por eso te invitamos a celebrar públicamente el alcance de los objetivos propuestos y, aún más, la superación de los mismos. Esto fortalecerá el entusiasmo para querer superar más marcas. Pero recuerda, se felicita en público, pero se corrige en privado. Evítale incómodas escenas, fortalece la sana competitividad.

  • Invierte en tu equipo

Tu formación personal, profesional y la de tu equipo deben ser constantes. Invertir en formación, es invertir en el equipo y, en consecuencia, en la proyección de la empresa. El líder no nace, un buen líder se construye y tú puedes contribuir en la formación de una verdadera solidez corporativa.

  • Comunicación efectiva

Fomenta canales de comunicación efectiva. Así como te aconsejamos escuchar, direccionar correctamente tu discurso, es imperativo. Da instrucciones claras, asegúrate de ser comprendido. Evita malentendidos que desemboquen en conflictos a futuro.

Beneficios para tu Empresa de un buen liderazgo

Reconocer que algo se puede mejorar.  Un buen líder es capaz de detectar las incorrecciones en el camino y de direccionarlas. De identificar, además, a las personas que contribuyen al avance o a las limitaciones de tu empresa, con el fin de tomar las decisiones en el momento oportuno.

Dirigir el cambio: esta es una constante en cualquier empresa. Con un mundo tan exigente como el nuestro, las actualizaciones son necesarias y determinantes para la continuidad de tu empresa en el mercado. Un buen líder puede proyectar objetivos reales y reestructurarlos cuando se requiera.

¿Quieres más tips de ventas?, suscríbete