Estar sobrevaluados para el cargo empresarial

empresarial.

En muchas ocasiones las empresas en su búsqueda constante de candidatos ideales. Se encuentran con postulantes de muy alta categoría o una preparación que excede lo necesariamente buscado. Teniendo que prescindir de este por no ser lo más indicado para la empresa en ese momento. Es acá, donde el postulante es víctima de se puede decir. Marginación empresarial por exceso de conocimientos. Al Estar sobrevaluados para el cargo empresarial.

Actualmente, es fácil ver que motivado a los altos niveles de competitividad la búsqueda de nuevas oportunidades de empleo es cada vez más difícil. Es común ver al estar en cargos asociados al manejo de recursos humanos. Un sinfín de hojas de vida o currículos, que dejan ver grandes prospectos que postulan sus servicios para cargos de un nivel no muy acorde con su preparación o mejor dicho sobrevaluados.

Las necesidades deben cubrirse con soluciones inmediatas y precisas. En el caso de la empresa no, el otorgar oportunidad a sujetos con capacidades evidentemente superiores o sobrevaluados. Para un cargo de bajo nivel, es propiciar situaciones incómodas tanto para la organización como para el empleado sobrevaluado. Por lo tanto, es mucho más favorable evitar a tiempo dichas situaciones y captar el personal correcto.

¿Porque decir que se promoverán conflictos internos por este tipo de contrataciones?

empresarial.

Sencillo un ambiente de baja exigencia como un cargo de bajo nivel. No será un reto lo suficientemente atractivo para una persona sobrevaluada. Provocando cierto grado de incomodidad e inestabilidad. Que tarde o temprano termina afectado el comportamiento del empleado. 

Los empresarios suponen que se aburrirá en puestos poco importantes y que acabarán renunciando.

Existen posturas contrarias a la visión de prescindir de los postulantes sobrevaluados. La actualidad plantea retos que dan pie a nuevas investigaciones al respecto. Gran cantidad de empresas están aprovechando esta bonanza de talentos pero a otros empresarios les genera una gran duda dar empleo a los candidatos demasiado calificados. Gracias a estos intentos, para algunas empresas ha llegado la hora de reclutar más personal. Los directivos se enfrentan a la disponibilidad sin precedentes de los mejores profesionales en todas las áreas.

Si bien representa una gran oportunidad para las empresas al incluir a sus filas personal altamente calificado o sobrevaluado. Promete nuevas oportunidades y nuevos niveles de conocimientos aplicables al crecimiento generalizado de la empresa. A simple vista, podemos asumir que es una gran oportunidad para obtener la mejor calidad a una bajo costo. Pero a otros empresarios les genera una gran duda dar empleo a los candidatos demasiado calificados, por la ausencia de retos y compromisos de alto nivel a los que se enfrentarán.

Un ejemplo de esto es

Las estadísticas apuntan a situaciones como esta, “Un superior con menos experiencia que el nuevo empleado puede generar roces ante el temor de éste a ser desplazado de su puesto por el nuevo profesional”. Sin embargo, ésta no es razón suficiente para decir que no es provechosa la contratación de personal sobrevaluado.

A su vez, existe la posibilidad de  que los retos cotidianos no sean suficientes para el nivel profesional del contratado sobrevaluado. Ejemplo «La suposición es que el empleado súper cualificado se aburre y se desmotiva, por lo que su desempeño es inferior al esperado o termina por renunciar.»

Las empresas no reconocen adecuadamente el buen trabajo

Es impresionante para un evaluador la recepción de credenciales de alto nivel. Y pues bien esta, a disposición del evaluador aprovechar o no esta coyuntura. La experiencia de este enmarcará la mejor decisión a tomar, sin medir consecuencias negativas sino solamente verlo como una gran oportunidad de crecimiento y aplicabilidad de este a cualquier ámbito de la empresa.

Es decir no ver estar situaciones como debilidades sino como una gran oportunidad. Es la mejor postura que puede asumir la gerencia sin permitir que los prejuicios afecten la cotidianidad y el ejercicio de la buena gestión empresarial. Conocer que la capacidad de su personal en todas las áreas, será garantía de éxito integral dentro de la organización.

Los veredictos se deben basar en realidades, no en suposiciones

Es importante reconocer las situaciones y las necesidades de la empresa. A la hora de seleccionar personal es importante, por lo tanto se debe considerar:

  • el asumir que un postulante es demasiado calificado para el puesto. No siempre es representativo por la cantidad de cargos o credenciales. Siempre se debe corroborar la totalidad y crear mecanismos que evalúen al candidato para poder determinar la veracidad de la información aportada.
  • No se deslumbre con la experiencia en otros cargos, si las posiciones antes ocupadas por la persona no están directamente relacionadas con el trabajo actual.
  • Conozca al candidato antes de decidir negarle una oportunidad. Puede haber razones por las que está interesado en ese puesto de trabajo específico. Puede que quiera cambiar de rama o que desee lograr un mayor equilibrio entre su trabajo y su calidad de vida. No descarte que pueda haber también situaciones en las que usted haga uso de la experiencia “extra” del nuevo trabajador.
  • No olvide que la contratación de los candidatos demasiado cualificados puede ayudar a lograr una productividad mucho más alta, crecer y lograr las oportunidades que ni siquiera se pueden pensar en seguir en este momento.
CRM