Las fallas gerenciales que provocan renuncias

empresarial.

Los movimientos y efectividad de las gerencias, siempre estarán bajo la óptica tanto de los altos jefes como de los empleados. El cuestionamiento sobre las modalidades gerenciales adoptadas por los jefes de turno. Son permanentes entre sus empleados, son ellos quienes de primera mano detallan, observan y cuestionan el actuar de sus superiores. Las malas decisiones son parte del día a día. Ningún gerente está exento de caer en una mala práctica gerencial que deriva en errores empresariales. A su vez, debe ser justo al momento de recibir las críticas generadas. En caso contrario será partícipe de un efecto colateral a sus acciones. Provocando Las fallas gerenciales provocan que renuncias.

Comportamientos gerenciales

renuncias

Los comportamientos aislados de una gerencia actual, limita los logros empresariales. La aplicación de métodos autocráticos que centran la gerencia. En el establecimiento de responsabilidades que recaen sobre el personal. Sin tomar en consideración que los resultados son promovidos por las decisiones de los gerentes más nos de los empleados. Evitan el crecimiento y promueven el malestar generalizado en el grupo de trabajo. Este error hace que un tercio de los empleados de todo el mundo piense que su jefe es ineficaz y que está poco capacitado para su cargo.

Mucha gente puede creer que, ante la adversidad, la capacidad de soportar ciertas circunstancias del ser humano se incrementa. Con la falta de empleo cualificado hoy, el clima en las empresas ha cambiado mucho y se puede percibir el temor en los empleados ante la posibilidad de perder el puesto de trabajo. Sin embargo, existen condiciones mínimas de coexistencia dentro del objetivo común de todos y todas de salir a flote. Una de ellas, por no decir la principal, es la eficacia del líder del equipo.

Es conocido que el calificativo de jefe entre los empleados puede ocasionar algún desgano o disidencia. Sumado a esto, si este jefe posee pocas capacidades tanto humanas como profesionales. Este sentimiento se acrecienta y causa un efecto tal que promueve ocasionalmente la inconformidad y hasta la necesidad de renunciar a dicho empleo.

Caso contrario a este efecto negativo, genera el jefe líder, carismático y humano que promueve la igualdad de responsabilidades y las gestiones ajustadas al rendimiento efectivo de todas las áreas de acción.

Lo están haciendo mal

Los comportamientos ególatras y enfilados a la no valoración de sus empleados tanto por quienes son como por la labores que desempeñan. Dan como resultado según estudios que, sólo cuatro de cada diez empleados opine que su jefe no daña su autoestima. Mientras que casi la mitad considera que podían hacer mucho mejor el trabajo que su propio jefe. Aunque sólo la mitad querría ocupar su puesto. Un hallazgo que muestra una perspectiva directa de la oferta futura de líderes: parece que existe menos compromiso para con cargos que implican tal responsabilidad.

Simon Mitchell, Director de DDI en el Reino Unido citamos textualmente: «Estos resultados deben ser de enorme preocupación para cualquier negocio. Muestran que los jefes hoy en día no están cumpliendo con su obligación para con los empleados y, por tanto, para con su empresa. Las consecuencias de contar con directores y jefes con poca capacidad de liderazgo son enormes y contraproducentes.»

La comunicación es vital

Puede parecer una recomendación ya trillada, pero increíblemente se sigue incurriendo en la misma falla. La comunicación como herramienta de cualquier gestión tanto a mediano nivel como de alto nivel. Sigue siendo y será una cualidad primaria de todo gerente, la no generación de comunicaciones fluidas y constantes. Que mantengan claros los términos y rangos de acción seguirán perpetuando los errores empresariales en la empresa actual. Sin embargo, a menudo nos encontramos con situaciones que muestran que lo obvio es a menudo lo más difícil de entender.

No escuchar, la incapacidad para lidiar en el conflicto, el favoritismo, la falta de información y la falta de consulta con su personal son algunos de los fallos de liderazgo son causales predominantes del fracaso empresarial.

Según las opiniones del experto Simon Mitchell. Acotamos textualmente la siguiente aseveración al respecto.

«Los trabajadores informan que sus jefes no preguntan por sus ideas y sugerencias, las conversaciones relacionadas con el trabajo son escasas y no aportan suficiente información sobre su desempeño, por lo que no es de extrañar que los niveles de compromiso de los empleados sean cada vez más bajos».

Que deben hacer los gerentes para ser grandes líderes

Es importantes para evaluar a un director de equipo, que un buen jefe tenga en consideración ciertos aspectos que promoverán el buen ejercicio de su gestión. Por lo tanto debe poner en práctica:

  • Reconocer apropiadamente las actitudes de sus empleados.
  • Apoyarlos constantemente y conversar cuando se nota un descenso en la calidad de trabajo.
  • Involucrar al personal en las decisiones laborales (preguntar su opinión).
  • Escuchar”.
  • Tomar tiempo para explicar de manera razonable las decisiones tomadas concernientes al trabajo.
  • Respetar y mantener la autoestima de sus empleados.

Los expertos aseguran que la buena noticia para las empresas y los empleados es que estas habilidades de liderazgo pueden ser aprendidas para alcanzar con ellas el principal objetivo: el éxito de la organización.

CRM