¿Qué es un cliente potencial?

Son innumerables las personas que diariamente se detienen a observar un producto. Pocas, realmente, lo hacen por la necesidad de adquirir el mismo. En algunos casos, el sujeto que entra a la tienda o el que abre la ventana de ventas, no posee una idea clara de lo que busca; dependerá del vendedor determinar quién es su cliente potencial.

El prospecto o cliente potencial es aquella persona que puede necesitar tu producto, poseer las características de alguien que lo usaría o tener los recursos económicos para costearlo. En los dos últimos casos, será prioritario hacerles ver a estos prospectos, que el artículo podrá otorgarles beneficios a sus vidas o a las empresas que representan.

Si eres nuevo en el mercado o la cantidad de demanda ha mermado en los últimos tiempos, sería conveniente centrarse en lo que estás promocionando. Es complejo definir a tu posible cliente, si desconoces las propiedades y los alcances de tu producto. Entonces, la prioridad será elaborar el perfil de tu empresa para descubrir/redescubrir a quiénes puede estar orientada tu propuesta.

Tips para Encontrar a tu Cliente Potencial

  • Identificar los alcances de tu empresa: ¿hasta dónde puede llegar el producto que ofrezco? ¿cuáles beneficios le puede generar a sus usuarios?
  • Investiga a los seguidores de tu competencia: ¿dónde se desenvuelven? ¿cuáles son sus hábitos?
  • Estudia al cliente: ¿a qué se dedica? ¿dónde vive?
  • Define sus intereses: ¿qué le atrae o disgusta? ¿cuáles son sus expectativas?

Pasos para atraerlos

  1. Sé estratégico, esto dependerá del conjunto de tácticas que diseñes para lograr un objetivo común.
  2. Repite la receta, no temas reutilizar las estrategias que te han funcionado en el pasado. Tan solo recuerda ajustarlas al tipo de cliente que se te presente.
  3. Realiza preguntas necesarias, la opinión de tus consumidores te permitirá comprender lo que facilitará establecer la conexión eficaz contigo y lo que ofreces.
  4. Diseña a tu cliente potencial, es preciso definir las características del usuario de tu producto.
  5. Aplica el marketing de contenido, genera y difunde información valiosa de lo que vendes; el contenido debe ser claro y directo, para que logre llegar al público antes diseñado.
  6. No escatimes en publicidad, entre más personas accedan a tu oferta, mayor será el número de compradores latentes que intervengan.
  7. Crea un filtro, es cierto que deseas alcanzar una alta demanda; sin embargo, la intencionalidad es y debe ser atraer a tus clientes potenciales y repeler al público que no se ajuste a las bondades de tu empresa.

Uno de los objetivos fundamentales de reconocer a tu cliente potencial consiste en poder diseñarle un plan de acción estratégico. Una vez que sabes a quién va dirigido tu producto y que este logra conectarse con el mismo, debes asegurarte de que regrese. Por ende, la atención que brindes deberá ser óptima y siempre envuelta en una escucha activa.

Además, es imprescindible que se contemplen las necesidades del comprador y que se valoren los aportes que tu propuesta puede producir en su organización. Todo esto para garantizar la transformación hacia un cliente apóstol; es decir, aquel que se vuelve incondicional a los servicios que promueves.

 

CRM