El buen humor te ayuda a rendir más en la oficina

laboral

Una actitud ganadora será tu carta de presentación en todo momento. Una personalidad divertida y jovial, te permitirá tener acceso a la empatía con tu entorno tanto laboral, como personal. Ser divertido y porque no decirlo, ser chistoso y hacer uso de la risa que agrade a tu entorno te ayudará a ser considerado como alguien de gran importancia para tu grupo laboral y social. Es científicamente comprobado que la risa. Es tan beneficiosa que es considerada una terapia efectiva para sanar al ser humano. Los estados de ánimo son necesariamente adaptables a las situaciones o memento dentro la organización.

Un comportamiento sobrio y formal es lo más acorde para prestar servicios de oficina y atención al público. Claro sin dejar de lado la jovialidad y la receptividad necesaria para prestar una servicio de calidad. Un ambiente carente de situaciones hilarantes. Carece completamente de armonía y comunicación sensible que incentiven la integración y consolidación de la sinergia en la organización. Así como también, propicia y aumenta el estrés laboral. El reír permite al organismo drenar sentimientos dañinos que afectan seriamente la salud integral del trabajador.

Reír ayuda a mejorar la perspectiva ante los problemas con el jefe y nos hace empleados más productivos. Un comportamiento jocoso, que propicie momentos de alegría colectivos en la oficina. Sin hacer mofa o faltas de respeto incremente el sentimiento de positivismo ante las adversidades. Así como también permite acrecentar la identidad organizacional. Trabajar ha estado siempre asociado al esfuerzo. Sin embargo, en los tiempos que vivimos, contar con un empleo debe ser motivo para sonreír, lo demás son obstáculos que forman parte del camino hacia el éxito.

Ser extrovertido y jocoso no debe intimidarte

laboral

Sabemos que en un mundo prejuicioso siempre estarán a la disposición. Comentarios despectivos que quieren mal poner tu forma de ser y tu comportamiento ante la sociedad. En simples palabras criticar tu actuar para amilanar el positivismo con el que quieres ver el día a día. Darle importancia a los comentarios aunque parezca algo innecesario.

Pero es común ver que siempre se invierte tiempo y sentimientos innecesarios. En querer satisfacer y agradar a todas la personas. Citando textualmente a la experta Siobhan Hammond. Experta en lograr rendimiento y productividad en empresas de alto nivel, como empleados somos más bien serios en la oficina por dos grandes razones. La primera: “Tenemos miedo a ser ridículos en el afán de ser positivos.” lo que podría poner en peligro nuestra posición profesional y el desarrollo de nuestra carrera dentro de la empresa.

El estrés laboral está acabando con los matrimonios

En segundo lugar, históricamente la oficina se ha concebido como un espacio «exclusivamente para trabajar.» Además, empresarios y empleados tienen la opinión de que si el trabajo no se traduce en esfuerzo es porque no estamos trabajando lo suficientemente duro. Para la experta, este estilo de pensar y de trabajar está ahora más que obsoleto. La investigación demuestra que la ausencia de la risa y el buen humor en el lugar de trabajo contribuye mucho al estrés laboral, una de las causas más comunes de las bajas por enfermedad a largo plazo en el Reino Unido en la actualidad, según el Instituto de Desarrollo de Personal Colegiado (CIPD según sus siglas en inglés).

El humor y la risa, propician un ambiente en el que los empleados se sienten bienvenidos, cómodos y relajados. Esto entonces, naturalmente, inspira a la gente a expresarse. Si el medio tiene esta naturaleza, solo habrá que asegurarse de que la línea entre el humor apropiado y el inapropiado no se crucen, algo que sólo puede evitarse mediante el uso del sentido común y una gestión eficaz como líder. El muy mentado límite entre la confianza y el abuso.

La risa como método de defensa

Además de relajar los músculos tensos, ayudar a perder calorías y controlar la presión de la sangre, reír hará que el resto perciba una imagen profesional distinta de nosotros mismos. No por tener mejor semblante perdemos el respeto y la admiración del resto del personal. Por el contrario, puede que gane más seguidores dentro de su propio equipo y que su actitud positiva sea una de las cualidades que más se le admiren de su personalidad.

“El trabajo ya no debe ser visto como ‘trabajo duro’ o como un ‘medio para un fin’ porque la verdad es que pasamos demasiado tiempo en nuestras oficinas para que sea sólo eso, es parte de nuestra rutina y una faceta más de nuestra vida, por lo que debemos aprender a sobrellevarla con entusiasmo”.

Como líder al crear un ambiente donde el humor y la risa son aprobados positivamente dentro de la rutina laboral estará creando un ambiente de disfrute para el equipo. Es este disfrute el que a corto y mediano plazo va a crear una economía más productiva dentro de la empresa y una fuerza de trabajo más eficiente en dónde todos se sentirán más comprometidos con el negocio. Reírse es salud y ahora también productividad. Así que al mal tiempo buena cara.

CRM