Las ventas, los establecimientos y la atención al cliente, factores que determinan el éxito

ventas

El buen vendedor siempre tendrá en claro que el buen trato en las ventas. Es premiado por un cierre de ventas efectivo. Todo cliente o prospecto que goza de una atención de calidad o satisfactoria para él. En contraprestación retribuye el gesto con atención y a su vez, una compra efectiva. Lo cual aporta resultado importante para ambos actores. Por lo tanto, recordemos siempre que las ventas y la atención al cliente, factores que determinan éxitos.

Es común ver y conocer experiencias en las que como clientes potenciales. No hemos recibido el mejor trato posible, en lo que respecta a la atención. Pero de igual manera hemos tratado de mejorar esa experiencia haciendo ver las debilidades y los posibles resultados de este comportamiento.

No siempre, pero en ocasiones hemos detectado eventos. Situaciones y acontecimientos que brindan malos momentos al momento de buscar satisfacer alguna necesidad. Las cuales indirectamente causan reacciones adversas o no agradables a nuestra satisfacción del cliente. A continuación enumeramos algunas:

ventas

El mal estado del establecimiento y la poca higiene

Ingresa al comercio. Se encuentra en un completo estado de descuido y desaseo. Papeles en el piso, vidrios sucios, aroma desagradable en el ambiente, mostradores gastados o faltos de mantenimiento, es desagradable para el cliente e incómodo.

Una atención deprimente y despectiva

Es ignorado como visitante, en donde toda la acción del sector continúa operando como si uno fuera transparente o tal vez un fantasma que no ven ni escucha.

Lapsos de espera ofensivos y desconsiderados

Lo hacen esperar absurdamente un prolongado tiempo antes de ser atendido y hasta debe soportar la colada de algún conocido del personal de atención.

El mal genio y la mala actitud

Lo reciben con cara de pocos amigos y hasta a veces, con cara de perro, en donde parece que la sonrisa está prohibida por norma de la casa.

Lo cortés y gentil no quita lo valiente

Durante su atención, no recibe la amabilidad ni gentileza mínimas que se consideran elementales en una gestión de ventas.

Escaso manejo de la información vital de la empresa y su producto

Solicita información acerca de un producto y el supuesto vendedor se excusa diciendo que él es nuevo en el cargo o que el producto es nuevo y por lo tanto no tuvo tiempo de estudiarlo como para poder responderle. Si se excusa, puesto que muchas veces ni ese gesto de digna humildad se aprecia.

Oferta engañosa o desconocida

Pregunta por la oferta anunciada en algún medio, que hizo que se molestara hasta ese lugar. Para que le informen que ya se terminó y que sólo le quedan otros sucedáneos por supuesto, más caros y nada parecido a lo que usted buscaba.

Comportamientos soez y falto de cultura

Atienden su llamado telefónico masticando chicle, es la hora de la merienda, y lo dejan esperando en la línea hasta que agota su paciencia luego de varios minutos de placentera musiquita electrónica tipo cajita de música.

Carencia de autoridad visible

En vista de la mala situación vivida como cliente. Busca resarcir su mal rato hablando con el gerente. O alguien que lo pueda escuchar en su reclamo y le dicen que el responsable no se encuentra disponible, que haga una cita para la semana próxima.

Es difícil ver estas situaciones y no pensar con incomodidad. ¿Porque no solucionan sus debilidades? Es completamente desagradable saber y recibir un trato tan ofensivo, soez y desconsiderado. Cuando el cliente ocupa un espacio de tal relevancia para la empresa. Es difícil, saber que existen las fallas y no existen los correctivos. Que existen jefe, gerentes y dueños de negocios que pierden cada día mayor espacio en el mercado y le restan importancia a este hecho.

Por favor, no se altere con el recuerdo de estas situaciones nada agradables como consumidor, dado que no era esa la intención. Además tiene usted el consuelo y la tranquilidad de que pronto quedarán muy pocos de estos negocios que esperaban que usted les comprara porque sentían que tenían la vaca atada y usted no tenía otra alternativa que recurrir a ellos.

Haciendo un poco de historia, esta falta de profesionalismo en la venta y en la posventa tuvo su apogeo en la época de la hiperinflación, del mercado cerrado a la importación y en donde no existía la competencia en productos cada vez mejores que hoy existe en cada rubro.

Por todo esto, es importante reflexionar y considerar que un mensaje a tiempo ahorrará situaciones incómodas para gerentes, vendedores y dueños de negocios. Las ventas constituyen la el nutriente principal que revitaliza cada empresa, cuando estos no fluyen, por lo general el sistema se seca, se deprime y al final muere. Por lo tanto, reconforta y nutre tu organización y verás cómo se mantendrá sana y fuerte por tiempos y tiempos.

¿Quieres más tips de ventas?, suscríbete

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here