Sé un vendedor de bajo perfil cuando no estás vendiendo

vendedor

El vendedor comúnmente tiene una capacidad de comunicación muy amplia. Posee la facilidad y la fluidez de conversar de forma espontánea con cualquier interlocutor que considere. Es decir, el vendedor vende en todo momento de su vida. Es por esto que pueden en ocasiones y para cierto grupo de personas. Un tanto insoportables o irritantes, es por esto que todo vendedor en su porción de nobleza debe saber manejar esa cualidad y buscar siempre ser un vendedor de bajo perfil cuando no estás vendiendo.

Sería de gran ayuda tomar como práctica sencilla una simple táctica para buscar minorar la conversación espontánea. Si, buscar controlar esas ganas irrefrenables de hablar y vender. Y de seguro causará un efecto relajante y estimulante para tu entorno más cercano.

 “Para tener éxito en ventas, simplemente habla con mucha gente todos los días. Y esto es lo es más emocionante de todo: ¡hay mucha gente!”. – Jim Rohn

Es evidente que puede costar muchísimo y de hecho difícil de mantener por mucho tiempo. En el entorno que hayas seleccionado. Pero lo más seguro es que será de gran ayuda para ti. Poner en práctica mejorar la escucha de a tus clientes. Te brindará una gran ventaja durante los procesos de negociación. Podrá percibir tu entorno de otra manera y podrás tener reaccionas más consensadas o pensadas a cualquier situación que se presente.

Y notaras que las demás personas reaccionan de manera inconscientemente más satisfechas y más contentas de lo habitual. Disminuyendo considerablemente las posibilidades de crear discusiones o diatribas que enturbian el día a día.

Escuchar activamente mejorar tus opciones de venta

vendedor

Es real y evidente que a todos y cada uno de nosotros nos agrada ser respetados y escuchados en su debido momento. El ser escuchado plantea una posición distinta para la persona que habla. Garantiza un sentimiento de respeto y consideración por su interlocutor. De igual manera permite la exposición clara de cualquier iniciativa o necesidad, en fin te sientes parte de la negociación de manera indiscutible.

La escuchar activamente es aplicar toda la  atención posible a quien te está hablando y a lo que te está expresando. Para el vendedor, la práctica de este método le permitirá conocer y detectar recovecos que le pueden aportar ventajas a su favor a la hora de negociar. Así como también, la fidelización del cliente y la generación de lealtades comerciales de vital importancia.

Se debe tener en cuenta que estar del lado del cliente, de la manera que sea. O aprovechando una escucha ideal. Estarás dándole a entender al cliente que para ti sus comentarios son interesantes y lograras entenderlo y seguramente lo empujas a que se exprese con toda tranquilidad. Y sin temor a que será juzgado conseguirás algo: agradecimiento y confiabilidad.

Cómo no hablar si eres vendedor en 10 pasos

El buen vendedor debe valerse de cualquier tipo de métodos o medios para lograr sus objetivos comerciales o de ventas. Por lo tanto, te ofrecemos estas 10 claves para que aprendas las frases que no son recomendables a la hora de comunicarte con tu cliente.

  • Toma notas cuando hables con tu cliente,
  • Deja que acabe sus frases, sus exposiciones, NUNCA le cortes o interrumpas, NUNCA.
  • Nunca le digas que NO, o que no se puede.
  • El cliente SIEMPRE tiene la razón, otra cosa es que al final consigas que te la dé a ti, ¿me pillas?
  • Antes de acabar una reunión o una conversación recapitula todo lo hablado, enumera todo con lo que te quedas tras la reunión y pídele que te confirme si es correcto. Eso le da una tranquilidad tremenda. Aunque sean sólo dos puntos.
  • Pídele opinión TU a ÉL sobre su área de especialización o aquello de lo que le gusta hablar como si tuvieras que tomar una decisión al respecto. Aprovecha para cuando te pueda hacer falta, es información práctica y todos nos gusta aconsejar sobre aquello que tenemos bien contrastado.
  • No te justifiques, NUNCA sirve para nada. Aunque tengas una excusa real, incluso si la das, prioriza el disculparte. Una justificación sienta fatal ya que no resuelve la objeción.
  • Antes de hablar piensa si lo que vas a decir es bajo tu punto de vista o le aporta algo al cliente. Tu opinión no interesa.
  • Si vas a dar tu opinión debes diferenciar muy bien entre lo que tú harías y lo que harías en su situación. Esto es muy difícil, tendemos a lo primero.
  • No hables de ti, tu vida solo le interesa a tu familia y amigos. Solo habla de ti si es un caso práctico y real de aplicación a su situación.

Son pasos sencillos que te ayudarán a llegar al éxito. Ten por seguro que la aplicabilidad de estas te permitirán entender a tu cliente y hacer de este un gran amigo y aliado comercial. Pero, sobre todo, nunca te quedes tras una reunión con la sensación de haber hablado mucho más que tú cliente. Eso no es bueno, y como indicador, llévate a un compañero y pídele que te observe y te lo diga él tras acabar la reunión.

CRM